domingo, marzo 18, 2007

Las digitalizaciones de la Biblioteca Nacional de España

Leo a través del popular "Menéame" que Millán califica duramente a la Biblioteca Nacional de España con el siguiente titular: La vergüenza de las digitalizaciones de la Biblioteca Nacional.

El resumen que aparece en Menéame es representativo de la postura de Millán:

"Las digitalizaciones de la recién estrenada Hemeroteca Digital de la BN se han hecho a partir de obras con más de 80 años, libres de derechos, por tanto. Pero..."El pie de cada página lleva el copyright de la Biblioteca Nacional. ¿Qué significa eso? ¿Acaso la obra, por el hecho de digitalizarse, ya no está en el dominio público? ¿La digitalización está sirviendo en la práctica para privatizar un contenido que era libre de derechos?"

Quizás venga el día en que las instituciones se den cuenta que el valor añadido no está en la digitalización sino en los desarrollos, servicios, herramientas, etc. que puede llevar aparejada la digitalización de obras. Coincido en que es importante que la Biblioteca Nacional aclare el © que pone al final de sus páginas.

Las digitalizaciones de la Biblioteca Nacional de España: un comentario adicional

Puntualizaciones de Millán aparte, me resulta muy penoso comprobar como la Biblioteca Nacional de España propicia una segmentación de un patrimonio que podría tener un paraguas común. Bajo el proyecto de la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes, otras Bibliotecas Nacionales de países Iberoamericanos como Chile, Argentina, Perú... habían aceptado compartir una iniciativa única, a la que, además, se habían sumado aportaciones interesantísimas de otras instituciones del mayor rango y una excelente representación de nuestro patrimonio lingüístico.

Las ventajas de una iniciativa única tiene mucho que ver con el potencial derivado de la difusión de nuestro patrimonio lingüístico en Hispanoamérica. También con la necesidad de que la gran creatividad, viveza y dinamismo de la lengua y la literatura entre países que suman casi 400 millones de hispanohablantes sea tenida en cuenta en España.

Es curioso que pese, a las enseñanzas de la historia -derivadas de la miopía española, condimentada con las dosis necesarias de egocentrismo intelectual-, se pierda la posibilidad de desarrollar y potenciar una comunidad internacional muy relevante. Internet lo permite, las personas lo hacemos imposible. Una pena.

2 comentarios:

Paco Sanguino dijo...

Coincido con Millán y con usted. Si ni siquiera nuestro Estado es capaz de editar y publicar bajo dominio público o bajo unos permisos de explotación más flexibles o simplemente más imaginativos, como los que están apareciendo en el actual internet, ¿qué sentido tiene la disposición de estos documentos en la Red?

También hay que puntualizar que cualquiera puede editar y publicar dominio público, lo que es penoso es publicar algo que es de todos para que sea solo nuestro. Y que lo haga la Biblioteca Nacional denota una falta de miras y de inquietudes lamentable.

apm dijo...

Gracias Paco por tu comentario. Me consta vuestros esfuerzos en favor de un nuevo enfoque de la propiedad intelectual acorde con lo que es el interés público y acorde con las nuevas bases que Internet proporciona. Es una pena que el MIT apueste por una revolución en materia de filosofía abierta a red, y algunos funcionarios españoles pretendan seguir teniendo bajo llave los libros, incluso cuando se digitalizan y se les da una URL en la red.