lunes, junio 19, 2006

Shakespeare y Cervantes

Shakespeare de la mano de Google y Cervantes de la mano de la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes.

No es mi especialidad la literatura, pero creo que nunca Cervantes había ganado tan rotundamente a Shakespeare.

He estado comparando el muy difundido -en el mundo hispano- "portal" de Google sobre Shakespeare con el portal de Cervantes la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes (no creo que el mundo anglosajón la haya difundido tanto). La idea de los portales de autor fue un modesto invento de un servidor con la decisiva ayuda y sabiduría de José Carlos Rovira -todavía tengo en Word el borrador que le envié sobre el primer portal de autor sobre Mario Benedetti que él mejoró hasta hacerlo irreconocible. Viendo lo de Google, creo que la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes posee hoy una metodología muy valiosa, extraordinariamente valiosa, diría.

La verdad es que analizando el "Explore Shakespeare with Google" no comprendo en absoluto los recelos de los editores. No hay motivos para ninguna alarma. ¿No creen?

Volviendo a la cuestión, no hay nada más que pinchar una obra y comparar. Y adelanto mis respetos por la tecnología de búsqueda... aunque ahí está el análisis de concordancias de la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes ya en marcha desde hace varios años.

Shakespeare en Google, Shakespeare en la Cervantes

Quizás esta comparación -a la que invito- será mucho más significativa si nos quedamos únicamente con Shakespeare. Si han navegado por el portal de Google sobre Shakespeare, les invito a que lo hagan también durante unos minutos por los recursos existentes sobre Shakespeare en la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes, especialmente por las obras de Shakespeare digitalizadas.

Qué lástima que estas cosas no las hiciera Google en 1999 (se hubiera enterado todo el mundo).

No quiero condicionarles más, les invito a que dejen sus comentarios más abajo...

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Ya se que no es esta cuestión la que se trata, pero literariamente prefiero a Shakespeare, todo está en él, y "Coriolano" resulta insuperable. Por cierto, creo que cuando se hace una referencia de tipo personal negativa, se debería identicar el autor, no tanto por respeto a la persona aludida sino por respeto al titular del blog.

apm dijo...

Remitido por el Prof. José Carlos Rovira:

Sobre la metodología de las "Bibliotecas de autor" que pensaste y diseñaste, a propósito del ejemplo Benedetti (o Cervantes...o tantos más que salen de aquel primero) me gustaría hacer una consideración metodológica que ya he contado alguna vez verbalmente:
Hablamos con frecuencia de lo interdisciplinar. He explicado alguna vez que aquel invento de la Biblioteca Virtual y de lo que estamos hablando ahora, de las Bibliotecas de Autor que definen bien una parte del proyecto de la cervantesvirtual.com, sólo pudieron ser concebidos por una mentalidad "no literaria" (aunque no lejana a la literatura) . Nosotros, los de literatura, seguíamos en 1999 anclados en Gutemberg y todo lo más, en la digitalización, no lejana excepto en el soporte, a la estructura de la imprenta renacentista. Concebir una biblioteca que aunara textos (de autor, de la crítica, de la historia, etc), imágenes, sonidos (fotografías y videos) era seguramente dar una vuelta de tuerca a nuestro ánimo didáctico, que algunas veces se acompañó de preparación de materiales en dificultosas diapositivas. Internet era la sopresa y en 1999 tu propuesta de Bibliotecas de Autor (la recuerdo concretamente en una larga noche de fines de febrero del 2000) generó sorpresa y cambio de dimensión didáctica. Recuerdo poco después a Evangelina Rodríguez Cuadros, excelente y generosa catedrática de literatura española de la Universidad de Valencia, haciendo una "Biblioteca de Autor Calderón de la Barca" que ha sido uno de los mejores resultados del centenario de ese autor: textos rigurosamente fijados, manuscritos, imágenes de escenografías, cuadros de época, procesiones del Corpus, entornos visuales y musicales para los autos sacramentales...aquello para la Cervantes fue un lujo de "voluntariado" e inteligencia. Y creo que fue el modelo para sucesivas bibliotecas de clásicos. Por eso no tengo duda de que Internet, y la apuesta de animación del entonces Rector de nuestra Universidad de Alicante, nos sacaron metodológicamente de un estado para entrar a otro en el que seguimos estando. Dar cuenta de un autor es un proceso complejo de múltiples niveles que la Red, científica y didácticamente, puede recoger. Lo interdisciplinar es una cuestión amplia (textual, artística, visual)pero animada sobre todo por un cambio metodológico posible en la concepción de un autor y su biblioteca.

careiro dijo...

Me parece apreciable la siguiente afirmación de Borges sobre Shakespeare, porque ontológicamente, a mi parecer es aplicable a la globalización del conocimiento, y a las bibliotecas
digitales, en cuanto factor instrumental prioritario para la consecución de éste. Dice el escritor argentino en "Otras inquisiciones":" a principios del
siglo XIX, ese dictamen es recreado
por Coleridge, para quien Shakespeare ya no es un hombre, sino una variación literaria del infinito Dios de Spinoza. << La persona Shakespeare -escribe- fue una natura naturata, un efecto, pero lo universal, que está potencialmente en lo particular, le fue revelado, no como abstraído de la observación de una
pluralidad de casos, sino como la sustancia capaz de infinitas modificaciones, de las que su existencia personal era sólo una.>>"